HOME CURRICULUM PUBLICACIONES DOCENCIA
   

ALIANZAS ESTRATEGICAS
NOTAS DE ACTUALIDAD
PANORAMA MUDIAL
PANORAMA LEGAL
COMUNIDAD
ARTE Y BIOETICA
LINKS


PUBLICACIONES
PASILLOS BIOETICOS
YO OPINO
CORREO DE LECTORES
CONSULTORIA
CONTACTO

 

 

Yo Opino
Invitamos a usted a enviarnos sus comentarios sobre las notas de actualidad y/o publicaciones.


 
Daniel Barone 11-08-08 (Argentina)
 
DIGNIDAD DE LA PERSONA
Si bien coincido con otros autores en la idea de -erradicar vocablos desnaturalizados- , sea desde su concepción etimológica o cuando generan multivocidad, no me confortaría el hecho de tener que pulverizar a la palabra "dignidad".
Estimo que ingresamos a tercer milenos con una necesidad de descubrir nuevos valores y de rejuvenecer los que aun sobreviven, como dignidad.

"La dignidad y los derechos que la amparan vuelven a erguirse, para despuntar sobre los avances impuestos por las cosmovisiones biotecnológicas".

La dignidad es una cualidad intrínseca del ser, que honra al hombre e insta a su respeto. Concebida desde la visión humanitaria, la dignidad genera la igualdad natural como valor inherente al ser, desde una perspectiva individual .
La dignidad indaga y reconoce el señorío del hombre sobre su existencia, de modo proporcional al mérito y a su condición de tal, instaurando un fraternal lazo ético entre todos los hombres para evitar: "cometer o tolerar actos que degraden -sus- íntimas convicciones".

En otras palabras: La dignidad intrínseca del ser, genera un sistema de seguridad de carácter integral a la que todos los órganos del poder público, sin excepción alguna, estarían obligados a respetar y proteger, en tanto no se involucren bienes o derechos de terceros , es decir, que la dignidad como atributo inherente de la personalidad es la que facilita nuestro libre y natural desarrollo, en tanto no vulnere los derechos e intereses equivalentes de nuestros semejantes.
No es necesario que los Estados la instituyan en sus normas, porque la dignidad del hombre precede natural y ontologicamente a la idea misma de Estado , por tanto, existiría una obligación implícita de reconocimiento y protección. Este postulado no sólo implicaría el reconocimiento de derechos y deberes naturales, sean de orden primarios como secundarios, sino que además, generaría un sistema de seguridad de carácter integral, con el fin preciso de "preservar la dignidad de la persona humana". Los Estados entonces, tienen la responsabilidad implícita de velar por el derecho de toda persona sobre su propia génesis, en la cual está comprometida la dignidad personal aunque sus normas no la contengan.
Cuando un Estado la describe y contiene entre sus normas, entonces la dignidad pasa a ser el fundamento de todos los derechos y deberes .
Para concluir, la dignidad como valor, integraría el plan vital de ideales, de apetencias, expectativas, sentimientos, afectos e ilusiones, cuya persecución y realización, y también su tutela efectiva tienen en sí un valor intrínseco y propio.
En este siglo la dignidad se instauraría como centro sobre el cual giraría la organización de los derechos fundamentales de los hombres, y que constituiría el fundamento del orden político y la paz social.

Daniel Barone. Reserva Ley 11723.

 
María Jimena García Domingo 28-04-07 (Argentina)
 
Caso Ashley
Me pareció sumamente interesante la articulación teórica del caso. Agregaría que para hablar de resiliencia, ya que el concepto refiere a salir aereado de una crisis, debemos hablar de la capacidad sublimatoria de éstos padres. Esta niña esta posicionada como objeto de goce tanto de los padres como de los médicos tratantes, sin la posibilidad de poder devenir en sujeto.  Puediendo pensarse aquí desde la bioética tal como fue expuesto, cuestiones también que atañan a la relación médico-paciente, en éste caso, médico-padres. Como circula la información trasmitida que es lo que se dice y que es lo que se escucha. Gracias .-

 
Marta M. Lachowicz 20-02-07 (Argentina)
 
La lectura del caso conmovedor de Inmaculada nos invita a reflexionar acerca de finitud de la vida, de la aceptación de lo inexorable y de la soledad en la toma de decisiones.-
La actitud del cuerpo médico, respaldado por el comité de bioética así como la autorización otorgada por la autoridad competente ha sido de profundo respeto por la autonomía de la paciente.- Se trataba de una mujer competente, plenamente lúcida y segura de su decisión, que solicitó no continuar con el tratamiento invasivo que sólo prolongaba artificialmente su vida sin que hubiera esperanza alguna de curación.- Considero que, respetando la autonomía de Inmaculada, el accionar médico, se tradujo en una conducta beneficente toda vez que ha satisfecho su demanda: no prolongar su agonía y permitirle su partida sin sufrimiento y en paz.-
martamarial@gmail.com

 
Dra. Alicia Losoviz 15-05-07 (Argentina)
 
Hoy es 15 de marzo, y leemos la noticia que una paciente española de 51 años de edad llamada Inmaculada Echevarria sufriente de una distrofia muscular progresiva, cumplió su deseo de que le retiraran el respirador que la mantenía con vida, falleciendo anoche en un hospital del Servicio Andaluz de Salud, a donde había sido trasladada.
Una Entrevista, dan cuenta de la crudeza de los conceptos vertidos por esta mujer en relación a su inexorable destino.
¿Qué habrá querido decir Inmaculada cuando manifestó que “Para ser libre tienes que luchar”?
Los hechos acaecidos nos enfrentan a una cantidad de cuestiones dilemáticas, sobre los que sin duda debemos reflexionar en conjunto teniendo en cuenta legislaciones vigentes y particulares creencias / valores, junto a acciones médicas de intención beneficente y ciertas preferencias o deseos por parte del paciente competente.

Por ello, es que sobre la base de este caso como disparador, el PORTAL DE BIOÉTICA CON ORIENTACIÓN A SALUD MENTAL invita a participar en este nuevo Foro, publicando en el mismo impresiones y comentarios sobre estos controvertidos temas.
Ver notas de actualidad:
http://www.bioeticaclinica.com.ar/bioetica_notas/bioetica_notas.html

 
Dra. Alicia Losoviz 23-02-07 (Argentina)
 
Es 4 de enero del 2007 y leemos la noticia de que una niña de 9 años con edad mental de 3 meses y ausencia de funciones neurológicas derivado de una encefalopatía, es sometida por sus padres a un tratamiento médico-quirúrgico, con el presunto fin de mantenerla para siempre como una niña. Las técnicas implementadas consistieron en un procedimiento quirúrgico de extirpación de sus ovarios y glándulas mamarias, como asimismo en la administración de hormonas a fin de impedir el crecimiento.

Con la intención de abrir el debate, he aquí una primer pregunta que el PORTAL DE BIOÉTICA con orientación a Salud Mental propone:
¿Es ético que ciertas acciones médicas anulen potencial biológico de una niña de 9 años para convertirla en bebé eterno?
La lectura de esta noticia nos remite a distintas vertientes en pugna presentes en la trama desarrollada (acorde a las manifestaciones de los medios), que podemos encausar bajo otras preguntas, como por ejemplo: si las acciones profesionales llevadas a cabo ¿forman parte de una Beneficencia médica (a ultranza) o de una Autonomía (ilimitada) de los padres?
La información vertida por los médicos y luego ‘consentida’ por los padres de Ashley, ¿estará en parte determinada por las propias creencias o intereses de los profesionales?
¿Cómo asegurar de que la estrategia terapéutica ‘consensuada’, no llegue a introducir algunas situaciones de ‘daño’, con consecuencias psico-físicas a mediano o largo plazo? ¿Responden los procedimientos a la real conveniencia de la niña?
Y una última pregunta (entre tantas posibles) es si, en el drama global de estos padres por la enfermedad de su hija ¿ha sido considerada e integrada por el equipo profesional, la intangible tarea psíquica de elaboración de duelos?

Esperando vuestros comentarios, saludo muy cordialmente.-
Ver notas de actualidad:
http://www.bioeticaclinica.com.ar/bioetica_notas/bioetica_notas.html

 
Marta M. Lachowicz 19-02-07 (Argentina)
 
Con referencia a la noticia  sobre el caso de aborto me permito enviar las siguientes reflexiones:
Nuevamente como sociedad nos conmueve un caso judicial donde la víctima - en este caso una niña de tan sólo 14 años - violada por quien asumió durante gran parte de su corta vida el rol paterno, solicita se autorice su aborto. Nuevamente se cierne el riesgo de quedar atrapada en una maraña procedimental que desplace la mirada desde el fondo humano de la situación que demanda rápida resolución, revictimizando a la víctima.
La sentencia correctamente encuadra el caso en la figura del aborto terapéutico resaltando el riesgo que la continuación del embarazo significa para la salud de la víctima, reconociendo - afortunadamente - el criterio integral de salud emanado de la Organización Mundial de la Salud, que incluye no sólo la salud física, sino la salud mental, psíquica, afectiva, social: salud que - según se desprende de las pericias realizadas - se está deteriorando aún más a medida que el tiempo transcurre sin hallar solución.-
El fallo hace una interpretación armónica con los principios emanados del bloque de tratados internacionales de derechos humanos que están incorporados a nuestra Constitución Nacional.
REsulta muy importante destacar que en el fallo se hace mención de la celeridad que requiere la resolución del caso. El transcurso del tiempo sin duda actuará como un elemento que agrave la situación, como desgraciadamente ha ocurrido en otros casos ventilados en nuestros tribunales y que tuvieron amplia repercusión en la prensa.- Ese tiempo adquiere una significación diversa para los integrantes del equipo médico y del Poder Judicial, pero que en relaciòn a la víctima debe mensurarse en días, en horas de profundo sufrimiento: los tiempos biológicos no coinciden con los tiempos procesales.-
Hablar de aborto es involucrarse en un tema complejo que incluye un cruce de conceptos morales, filosóficos, éticos, de creencias religiosas y que comprende también normas jurídicas. Es indudable que todo este entrecruzamiento de principios influyen tanto en los integrantes del equipo médico como en los del servicio de justicia.
Cabe esperar que los jueces actuantes realicen el esfuerzo intelectual necesario para desligarse de toda ideología para emitir su fallo conforme a la totalidad de la normativa jurídica vigente que asegure la vigencia de los derechos humanos y con la celeridad que el caso exige.-

 

 

Yo Opino


ENVIENOS
SUS
OPINIONES

 

   
Todos los derechos reservados ® - 2007
forma1.com.ar - estudio de diseño web
   
Bioética Clínica // Portal de Bioética con orientación a Salud Mental // Dra. Alicia Losoviz Directora: Dra. Alicia Losoviz Bioética Clínica // Portal de Bioética con orientación a Salud Mental // Dra. Alicia Losoviz